Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

Enseñar para comprender: La institución escolar

por Lic. María Cristina Cicarelli

LA INSTITUCION ESCOLAR no puede estar ausente ni ajena al impacto que las  condiciones socio-ambientales provocan en el desarrollo de los niños desde edades muy tempranas y que marcan su futuro escolar.

                  Sus   desencadenantes determinarán las diferencias en la igualdad de oportunidades con que los niños ingresarán a la escuela.

                     LA INSTITUCION ESCOLAR TIENE COMO OBLIGACION  PRIMARIA EQUILIBRAR DICHAS DESIGUALDADES.

             En las escuelas se ven  niños y jóvenes con deficiencias en la estimulación temprana y desconocimiento de los estadios de desarrollo (no por déficit de índole biológica), que al no recibir una ejercitación de  sus funciones y habilidades de manera suficiente, muestran retardos en su desarrollo.

             Y, a mayores dificultades del contexto, mayores serán los efectos, hasta llegar al autismo o a la psicosis de la primera infancia.

              Para poder optimizar estas acciones es  preciso pautar estrategias posibles para la “reconversión o reciclaje” del personal en servicio.

              Al respectoel Documento del Consejo Federal de Cultura y Educación (Serie A, Nro 3. Recomendación 17/92),  hace referencia a lo expresado anteriormente, de la siguiente manera:

      “La reconversión del personal en servicio es una de las tareas de mayor complejidad que plantea la Ley, dado que se necesitarán nuevos perfiles de conducción y nuevas competencias profesionales docentes en lo que se refiere a contenidos, así como a nuevas prácticas en las Instituciones”.

             Los criterios para orientar el desarrollo de las estrategias alternativas para la reconversión del personal docente incluirán a “todos los agentes”, con la finalidad de garantizar la calidad educativa, respetando las diversidades regionales y jurisdiccionales.                                                   

            Por otra parte, es necesaria la articulación entre la Formación Docente de Grado con la posterior Formación, ya que son instancias de un mismo proceso, centradas en la práctica profesional actualizada y con fuerte interrelación Institucional.

             Con la Reforma Educativa en Argentina, se percibe la necesidad de un perfil de docente que se autoconsidere un sujeto capaz de interpretar y construir sus propios esquemas de conocimiento y de acción pedagógica, de proponer alternativas viables y de llevar a cabo proyectos de innovación educativa, basados en el desarrollo de ACTITUDES DEMOCRATICAS Y PARTICIPATIVAS.

                Para lograr este verdadero cambio, se debe trabajar con los alumnos en situación y en los lugares en donde ese cambio debe producirse efectivamente.

                 Y, las Instituciones Escolares son el marco en que se hayan agrupadas todas las necesidades, en todos los niveles del Sistema Educativo.

            Sus prioridades, son responder a las necesidades de los docentes en lo que concierne a contenidos y metodologías, dentro de un marco realista, en donde se trabaje en equipo con colegas y en donde se recurra a saberes especializados y a informaciones exteriores adaptadas a sus necesidades y deseos.

            Resumiendo, la formación centrada en la escuela, puede definirse como “el conjunto de acciones educativas continuas que se polarizan en el interés, las necesidades y los problemas directamente ligados a su papel y a sus responsabilidades en un lugar escolar específico”.

            El sustrato ideológico de estas acciones es la Educación Continua o Permanente concebida como  “práctica, como filosofía del  desarrollo educativo”, ya que influye en el perfeccionamiento educativo e interactúa con él.

                     Esta concepción es superadora y abarcativa de las acciones de capacitación-perfeccionamiento-actualización y reciclaje.                                                             

            ESTA FORMACION CONTINUA “es un modo de vida de la profesión, como un estilo de estar en el trabajo y en el ocio, como una actitud abierta de preparación constante para dar respuestas comprometidas y actualizadas a los hechos de la vida profesional y personal.”

             Analizado lo anterior, y a modo de cierre, la FORMACION CONTINUA DEL DOCENTE es un proceso continuo que aborda tanto la FORMACION INICIAL como la PERMANENTE, sin relación de continuidad, como fenómeno totalizador, en el marco cultural.

            En esta conceptualización de la historia de la Profesionalización del Docente, de los cambios que se fueron produciendo, la importancia de la Formación Inicial y de la Formación Continua y qué se espera del desempeño de su rol, sería importante, también, analizar “qué siente ese docente”, ante el desempeño del rol y cuál es su posición en la sociedad actual.                                                       

               Si bien estoy convencida qué, si sigue permaneciendo en el Sistema, es porque ésta es la profesión que eligió, no se puede desconocer que paralelamente coexisten sentimientos de insatisfacción personal y profesional dado por los bajos salarios, el bajo status social e intelectual, sumado al contradictorio discurso pedagógico.

             En el imaginario popular “la buena enseñanza queda sometida a un imperativo moral extralaboral”.

             Se le exige más horas extras como algo normal; hay una indefinición de competencias que se acentúan con los modelos pedagógicos actuales, creándoles una gran inseguridad e insatisfacción personal.

           El discurso  pedagógico está alejado de las condiciones reales de trabajo, de preparación y de selección de los docentes, ya que se les pide que sea un estratega, un experto, un procesador de la información, un informador social.

          Y por el otro lado, al no poder definir la profesionalidad de los docentes, cae en la categoría de SEMIPROFESIÓN, porque no hay un cuerpo delimitado de conocimientos básicos que den legalidad a su actuación profesional y  su formación es dispar y diversa, que se apoya en conocimientos técnicos y administrativos, especialmente.

             Además, en la docencia, cuenta mucho el factor personal y su labor, es considerada como de servicio público, dentro de un sistema escolar que le otorga un currículum, un papel y condiciones ya fijadas de antemano.

           Todo lo expresado anteriormente, conlleva a una desprofesionalización de los docentes, porque al no dominar sus condiciones de trabajo, al estar éstas determinadas por las Editoriales, las Administraciones Educativas, las condiciones organizativas de la Institución Escolar y el propio docente, no se domina el proceso completo de su trabajo, con la frustración e insatisfacción consecuente.                                                          

           Y si hoy, pese a todo lo anterior, se sigue transitando por este nuevo camino de transformaciones importantes en materia educativa, es porque en los corazones de estos profesionales de la docencia, sigue brillando una luz de esperanza y de fe, convencidos de que un cambio es posible y que, al final de este trayecto estarán en mejores condiciones para superar la mayor cantidad posible de insatisfacciones y problemáticas.

              Se posicionarán mejor ante la adversidad y estarán mejor preparados para resolver las situaciones que se les presenten en su labor cotidiana.

       Se sentirán verdaderos  “Profesionales de la Educación” en   el  más  completo de los sentidos.    

Ese tiende a LA INVESTIGACIÓN EN EL AULA Y EN LA ESCUELA como contenido conceptual, así como procedimientos vinculados a PROCESOS DE INVESTIGACIÓN EN LA ACCIÓN.

Esto implica la articulación de la teoría y la práctica de maestros y profesores con la investigación educativa, siguiendo los lineamientos del modelo HERMENÉUTICO-REFLEXIVO, que describe al docente como un investigador en su propia práctica.

Desde este posicionamiento, se reemplaza la noción de análisis de la práctica, colocando a la investigación en el centro de la actividad formativa y profesional docente.

Esto requiere de un   doble análisis:       

- LA RELACION ENTRE INVESTIGACIÓN PEDAGÓGICA Y PRÁCTICA DOCENTE.

- LA INVESTIGACIÓN EN EL CURRÍCULUM DE FORMACIÓN DE DOCENTES Y PROFESORES.

- LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA COMO FUNCIÓN DE LOS INSTITUTOS DE FORMACIÓN DOCENTE.

              Esta investigación-acción se acercaría más a los problemas de la práctica dado que, a diferencia de la investigación sobre la educación, aquella explica lo que sucede, interpreta lo que ocurre, desde el punto de vista de quienes actúan e interactúan en la situación problema (profesores-alumnos-directivos).                                                               

 Esta investigación-acción sería llevada a cabo por los mismos docentes o por investigadores designados por ellos mismos.

Se acerca, así, la producción investigativa, a los problemas cotidianos de la práctica docente.

Esto conlleva dos riesgos:

A) Reducir la relevancia o utilidad de la investigación

      pedagógica sólo a contextos del aula.

B) Reforzar la suposición de que la explicación y la 

      solución de los problemas de la práctica se halla autocontenida en el ámbito escolar.

Este análisis de la propia práctica no agota las necesidades de la investigación en el campo educativo.

            “Lo que no es legítimo suponer que deban hacerlo en tanto docentes y con la formación recbida en el grado y la  acumulación de  experiencia práctica.                                                                                                                                                                       

Insistimos:    que se trate de las mismas personas puede ser deseable; que se trate de los mismos roles y la misma formación es  discutible  ya que funcionaría como  devaluador más de la misma docencia ya que sumaría otro saber a la larga lista de los que los docentes deberían tener y no poseen”.

Para lograr estos objetivos que redundarían en un mejoramiento tanto de la investigación pedagógica como de la práctica docente, deben darse ciertas condiciones:

¨ Que los docentes participen de distintas maneras en el recorrido investigativo.

¨ Que dispongan de herramientas necesarias  para  comprender el camino lógico y pragmático que  conduce de las razones  o  los  por qué  de  la   investigación, de la (teoría) a las  recomendaciones  didácticas y pedagógicas (aplicaciones, práctica).

¨ Investigar cómo introducir en el aula, los resultados delas investigaciones realizadas por los especialistas.

¨ Debe adquirir desde el inicio de su formación la actitud de búsqueda y a la vez, el compromiso que   implica dicho proceso.

¨ Así sería un permanente conocedor de las necesidades, intereses y problemas de la comunidad.

¨ Un permanente analizador de los aportes teóricos que lo ayudarán a comprender y dar sentido a su profesión de educador.

¨ Será, asimismo, un agente de cambio social promoviendo, en la práctica de su contacto con  alumnos y  comunidad, la capacidad suya  y de  los demás  para aportar soluciones a los problemas vitales.

 En esta búsqueda de coherencia y acompañamiento de la realidad, es importante que las INSTITUCIONES FORMADORAS estén abiertas a través de múltiples estrategias a cambios administrativos, a profesionales de distintas disciplinas, a agentes de las diversas manifestaciones culturales.

            En este nuevo enfoque pedagógico, es importante la apertura en la renovación en la FORMACIÓN DOCENTE, ya que permite un aprendizaje vivencial y coordinado con trabajos interdisciplinarios, adoptando búsquedas participativas e innovadoras. 

            Desde esta mirada hay aspectos que son significativos:

Ø Vinculación de los programas de Formación Inicial con los de Formación Continua o Permanente (actualización y formación docente), en un proceso de retroalimentación permanente.

Ø Combinación de modalidades presencial y a distancia, potenciando el sistema de tutorías y la utilización de medios, como la radio, televisión, etc.

Ø Establecimiento de lazos de comunicación con los medios masivos de comunicación social, para que participen en el proceso educativo.

Ø Articulación de la Educación Formal, no Formal e Informal (charlas, debates, representaciones teatrales, etc., en los Institutos de formación).   

Ø Aplicación de modelos adecuados para la formación de educadores hábiles y conscientes para el trabajo de la comunidad.

Ø Organización de programas abiertos y desescolarizados con reconocimiento Institucional, destinados a zonas en situaciones de aislamiento o marginación.

Ø Ofrecimientos de diversas alternativas que puedan potenciar la capacidad de elegir y comprometerse por parte de los futuros docentes.

            Como cierre, se concluirá expresando, que:

 “ LAS INSTITUCIONES SOLO PUEDEN ENTENDERSE A PARTIR DE SU HISTORIA Y QUE SON LA EXPRESIÓN, EL DESEMBOCAR DE UNA REALIDAD DADA”.

             Y al analizar esa realidad, se puede entender el sentido de tal o cual INSTITUCIÓN, o de tal o cual funcionamiento Institucional.

           Hay que analizar las relaciones sociales, políticas, es decir, la evolución de las relaciones de poder que van a afectar a las mismas INSTITUCIONES DE LA FORMACIÓN.

Es preciso comprender a la INSTITUCIÓN desde el nivel global, nacional y desde el sentido más local y más modesto.

 “ LA VERDAD DE LA INSTITUCIÓN NO ES PROHIBIR YA QUE ES LA INSTITUCIÓN LA QUE PROHIBE O AUTORIZA”.

           Incluso, las INSTITUCIONES mas nuevas  ocultan a menudo modos de funcionamiento ascentrales y arcaicos.

Al analizar a las INSTITUCIONES DE FORMACION DE FORMADORES, se puede hacer desde distintos enfoques:

                  Un enfoque sociológico.

                  Un enfoque clínico.                                                      

            El enfoque sociológico da las claves para entender en qué historia y en que sociedad se desarrolla la Formación.

            Da las líneas del cuadro histórico e Institucional, pero la Formación es de naturaleza clínica, es decir, que puede ser comprendida según teorizaciones y métodos que entren dentro de ese marco. 

             Según este enfoque clínico, la educación es un aprendizaje del saber hacer y una adquisición de técnicas, de juicios y de marcos de pensamiento.

             La Formación tiene que ver con toda la persona, es decir, sus capacidades conscientes, sus afectos, su imaginario, su inconsciente.

             Y es clínica, también esta Formación, porque toma lugar, en su historia individual, porque une necesariamente saberes, el pasado y el futuro del sujeto (dimensión temporal).

De esta manera, la formación es conducida, por lo tanto, por los Formadores y por los educandos mismos.






Artículos Relacionados:
Enseñar para comprender: El rol del docente
Enseñar para comprender: La educación social
Enseñar para comprender: De la Ley 1420 a la actualidad
Enseñar para comprender: La transformación educativa
Enseñar para comprender: Glosario

¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/institucion-escolar

Autor: Lic. María Cristina Cicarelli
Certificado de Publicación


noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones diccionario sinonimos Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar